La sexualidad

Tener relaciones sexuales es un placer, eso nadie lo discute. Se suele asociar el buen sexo con la juventud, donde se nos supone plenos y llenos de vitalidad. Sin embargo, hacer el amor tiene beneficios en todas las etapas de la vida y, en cada una de ella con matices diferentes. El sexo es divertido, es saludable y es una forma de comunicarse con la persona amada. Para eso no hay edad, es verdad que la energía física pueden ser distintas a los 50 en comparación con los 25. Pero la experiencia y el saber hacer, la forma más pausada de ver la vida, son puntos a favor de las de Más de Cincuenta que nos beneficiarán y mucho.

Profile photo of radio3w
By

2 Comments

  1. Hola
    Comparto con vosotras el hecho de que los beneficios de la sexualidad son innumerables e incuestionables.
    Es más considero que a partir de los 50´el hecho de practicar sexo o no hacerlo puede condicionar la manera de afrontar el resto de nuestra existencia.
    Porque la soledad también es una especie de enfermedad, mejor dicho, un estado en el que nos acomodamos, una condición que transforma al hombre en un animal disecado en una vitrina. Sándor Márai
    Querría aportar a través de este foro una perspectiva diferente como varón heterosexual como contrapunto al concepto de sexualidad que se desprende de vuestras intervenciones desde una óptica más femenina.
    No quiere decir esto que no entienda y comparta la mayor parte de las cuestiones que han ido saliendo en vuestras intervenciones.
    Hoy nadie pone en duda que con el talibanismo franquista todos salimos perdiendo. La ausencia de libertades y la represión sexual constituyeron un coctel represor del que aún coletean consecuencias.
    La información venida de fuera, como en otros aspectos, trajo de la mano liberaciones individuales que fueron trasladándose al resto de la sociedad y, efectivamente, en este aspecto fue donde la mujer comenzó a ganar terreno y el hombre comenzó a sentirse descolocado y huérfano de su rol predominante como le ocurrió a Daniel Dicenta frente a Lola Herrera.
    Afortunadamente este desarraigo se ha ido superando y con más de 50 vez somos cada vez más los hombres que procuramos que nuestras relaciones con mujeres sean más igualitarias.
    Nada nos gusta más que ver a nuestras compañeras de cama satisfechas y, francamente, no creo que sea una cuestión de satisfacer nuestro ego. Tiene que ver más con el erotismo en sí mismo. No hay nada más excitante para nosotros que una mujer entregada a su sexualidad sin ningún tipo de temor.
    Creo también que hemos aprendido a reconocer otras “debilidades” con propios y extraños, consumimos viagra, reconocemos nuestros gatillazos y vamos abandonando el famoso “qué tal “seguido de cigarrillo.
    No sé hasta qué punto son ciertas algunas de vuestras afirmaciones sobre el hecho de que pasamos más tiempo entre ensoñaciones sexuales. No sería de extrañar teniendo en cuenta como se desenvuelve y cuida su físico la nueva mujer, más deseada por cuanto más segura se muestra
    Quizás el tema de la infidelidad es en el que he observado mayores discrepancias incluso entre vuestras opiniones. Aquí, sí creo que por disposición genética- antropológica, el hombre dispone de menos certezas con respecto a la continuidad de su prole y esto le lleva a experimentar la infidelidad con mayor pulsión.

    … a veces las personas son buenas porque no tienen inhibiciones que les impiden actuar con maldad. … Y luego están los que son buenos porque son demasiado cobardes para ser malos. Sándor Márai
    Gracias por vuestro programa

    Reply
    • Profile photo of cristina

      Hola Pepe,
      Nos gusta mucho ver como un hombre ha querido comentar nuestro programa, gracias.
      Es obvio que todos los que pasamos los 50, tanto hombres como mujeres, hemos sufrido a muchos niveles una represión tremenda y sobretodo a nivel sexual y también es cierto que cada vez hay más hombres que procuran que las relaciones con mujeres sean igualitarias a la hora de dar y recibir.
      Nosotras estamos encantadas con ese cambio, pero ciertamente no creas que es un cambio muy sustancial. Hablando con chicas que están en la veintena y habían escuchado el programa, me decían que hoy día había todavía muchos chicos muy egoístas que en cuando alcanzaban su placer se olvidaban de ellas. Así mismo ellas seguían halagando su ego, diciéndoles que todo había ido muy bien cuando había sido penoso.
      La mujer satisfecha o el hombre satisfecho halaga el ego de ambos, el placer que se siente cuando notas que los “deberes” están bien hechos. Cuando ves a tu pareja relajad@ y feliz, proporciona un placer similar al orgasmo (exagerando un poco). Lo del erotismo está muy bien, pero el ego es el ego y el super-ego y el alter-ego funcionan de maravilla a la hora de sentirse uno más satisfecho.
      Las ensoñaciones son maravillosas, las fantasías hacen que sea perfecto lo que deseas y en un momento determinado no hay nada mejor que practicar “el amor propio”. Yo te diría , que para echar un mal polvo mejor una ensoñación propia.
      En cuanto a la infidelidad, tienes toda la razón por ese motivo haremos un programa dedicado a ello en un futuro.

      “El sexo no es algo que se acabe en la cama, que sucede durante un rato y que cuando termina se acabó y punto” (“Tu sexo es tuyo”) Silvia de Bejar.

      Gracias.

      Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>